Última Hora

El Salvador sigue senda del crecimiento económico sostenido

22 diciembre, 2017
El Salvador sigue senda del crecimiento económico sostenido
El Salvador Productivo
0

La economía salvadoreña mantuvo en 2017 la senda del crecimiento equitativo e inclusivo por encima de su ritmo potencial del dos por ciento, lo que garantizó un ciclo expansivo similar al del resto de Centroamérica, marcado por el fortalecimiento de la demanda interna y la recuperación de las exportaciones.

Tal desempeño se dio en medio de un sistema financiero sólido y un escenario que permitió elevar la productividad, la competitividad y mejorar el clima de negocios, en cumplimiento de las proyecciones plasmadas en el Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019.

Las estimaciones del crecimiento para el cierre de este año son de 2.4 por ciento y de 2.5 por ciento en 2018, muy cercanas a los pronósticos de organismos internacionales como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (2.5 por ciento) y el Fondo Monetario Internacional (2.3 por ciento).

Datos del Gabinete de Gestión Económica ratifican que el sistema financiero nacional continuó sano, líquido, capitalizado, rentable y solvente, estabilidad financiera que generó certidumbre, confianza y atrajo mayor inversión extranjera directa, que en el primer semestre sobrepasó los 413 mil millones de dólares.

Una mayor credibilidad internacional en la economía salvadoreña facilitó la apertura de nuevos negocios, obtención de permisos de construcción, acceso a créditos, mayor comercio transfronterizo, cumplimiento de contratos y protección al inversionista minoritario.

Una meta importante del gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén fue fortalecer la capacidad adquisitiva de la población con la reducción de costos de la Canasta Básica Alimentaria e incrementar los ingresos promedios por hogar.

Además, más de 25 mil personas fueron empleadas en el transcurso del año y sobrepasaron los 500 mil trabajadores beneficiados con el aumento del salario mínimo

Es así que el incremento del consumo de los hogares y un menor déficit de la balanza de bienes y servicios estimuló el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) hasta 2,4 por ciento, además del buen desempeño del sector agropecuario, comercio, restaurantes y hoteles, industria de la construcción y manufacturera que dinamizaron a la economía.

Otros elementos favorecedores fueron un menor desempleo hispano en Estados Unidos, mayor flujo de Inversión Extranjera Directa, un aumento en el flujo de remesas, bajas tasas de intereses internacionales y alto crecimiento en la región centroamericana.

Tales mejoras se tradujeron en más créditos a las familias, mayores salarios reales y una inflación promedio baja de 0,6 por ciento, factores que ampliaron el ingreso disponible de los hogares y su capacidad de consumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *