Última Hora

Discurso del Presidente Sánchez Cerén en declaratoria de Cuscatlán libre de analfabetismo

12 diciembre, 2018
Discurso del Presidente Sánchez Cerén  en  declaratoria de Cuscatlán libre de analfabetismo
Mensaje del Presidente
0

Estar acá ante este monumento histórico la Iglesia de la Virgen Santa Lucía es una inspiración, porque todo esto se mueve no solo por la voluntad nuestra, sino por la voluntad de quien siempre está con nosotros.

Esta obra que iniciamos el 2009 ha tenido siempre la comprensión del pueblo salvadoreño, son miles y miles de jóvenes los que han alfabetizado en todo el país y eso nos ha permitido más de 100 municipios libres de analfabetismo, además de tener una capital, San Salvador, libre de analfabetismo, la tercera de Centroamérica con esa condición.

Ahora este municipio que es un atractivo turístico, un municipio de hombres y mujeres de progreso tiene la virtud de declararse este día libre de analfabetismo, y no solo el municipio sino también todo el departamento de Cuscatlán. Es el segundo departamento, declaramos ya La Paz y Cuscatlán.

Queremos erradicar el analfabetismo en el país, queremos que la mayoría de los salvadoreños tenga oportunidad de tener conocimientos y poder leer y escribir. No podemos estar transformando este país, cambiando este país sin erradicar el analfabetismo.

Yo quiero decirles que esta es obra de todos, de los señores alcaldes con sus concejos municipales que se han incorporado a esta campaña nacional, es obra de muchas personas adultas que se han unido para enseñar en sus comunidades.

También es una obra de jóvenes y jovencitas, nuestra juventud es una juventud con mucho compromiso con el país, que cree en El Salvador y que construye este El Salvador.

Por eso felicito a todos los voluntarios de los centros educativos que han tomado esta bandera de enseñar al que no sabe. Es una gran obra de humanidad, representa enormes valores dedicar un tiempo al que no sabe para enseñarle a leer y a escribir.

Este es un programa que desde sus inicios contó con la solidaridad del pueblo amigo de Cuba, que nos permitió que maestros cubanos estén acá acompañándonos.

Yo les pido que se paren por favor y que les brindemos un fuerte aplauso, porque ellos han recorrido los caminos, han llegado hasta los cantones sin temor y a las diferentes comunidades.

También muchas gracias y felicitaciones al señor embajador de Cuba por esta solidaridad tan grande con nuestro pueblo salvadoreño.

Como maestro, como educador, este es uno de los días más felices de mi vida: declarar el segundo departamento y el municipio 124 libres de analfabetismo de El Salvador.

Yo les pido un fuerte aplauso para todos los que han hecho posible esta gran victoria de la educación y la cultura.

Hemos escuchado los testimonios de una alfabetizada y un voluntario, quienes con sus palabras confirman cuanta nobleza, solidaridad y humanismo hay en la misión de alfabetizar.

Para aquellos que por alguna razón no pudieron ir a la escuela, es como empezar una nueva vida, con la luz del conocimiento y la capacidad de valerse por sí mismos.

Eso es respeto a la dignidad humana, significa justicia social y hermandad entre los seres humanos.

Este acto simboliza todos esos grandes valores y los cambios tan profundos en esta nueva sociedad que estamos construyendo.

Para comprenderlo, es indispensable mirar hacia el pasado, para saber con precisión de dónde venimos.

El censo nacional de 2007 confirmó que el 17.9 por ciento de la población adulta del país era analfabeta, es decir, casi uno de cada cinco salvadoreños no sabía leer ni escribir.

Esa es una de las páginas más dolorosas de nuestra historia que los gobiernos del FMLN comenzamos a cambiar a partir de 2009.

Esas son verdades que tenemos que tener presente siempre, no olvidar nunca para que nuestro país siga adelante y tenemos que trabajar con optimismo y confianza para garantizarlo.

Amigas y amigos:

Este es un acto histórico y de orgullo para El Salvador: Cuscatlán se convierte en el segundo departamento del país en liberarse del analfabetismo.

Y lo realizamos en este querido municipio de Suchitoto, que también hoy celebra esta gran victoria del conocimiento, el número 124 en lograrla.

Son pasos trascendentales que nos acercan a la meta de declarar a todo el país libre de analfabetismo, y reafirma el derecho del pueblo salvadoreño a la educación.

La alfabetización transforma la vida de las personas, es un derecho básico que les abre oportunidades para su desarrollo, por ello una de nuestras grandes metas es lograr un país más educado.

Felicito a todos los que han hecho posible esta gran victoria del país y de Cuscatlán.

Especialmente a los más de 5 mil 400 voluntarios de este departamento, que han tenido el noble y solidario gesto de compartir sus conocimientos con alrededor de 14 mil personas, que antes no pudieron aprender a leer y escribir.

En este proceso fue significativo el aporte de diferentes sectores sociales como la asociación de Mujeres Mélida Anaya Montes, que desde el 2011 ha atendido a más de 294 mujeres iletradas.

El trabajo de esta asociación es un ejemplo para muchos actores sociales del país, pues se involucró en el Programa Nacional de Alfabetización para ayudar a los más vulnerables, y ampliaron su atención a 75 hombres, con el fin de que junto a sus parejas aprendieran a leer y escribir.

En el departamento de Cuscatlán, así como en todos los del país, el Programa de Alfabetización ha tenido el valioso respaldo de líderes comunales, iglesias, concejos municipales y la comunidad educativa.

Gracias a todo este apoyo, se logró reducir hasta el 4 por ciento el analfabetismo en los 16 municipios de Cuscatlán, lo que nos permite declarar este territorio libre de esa condición.

Ahora el departamento de Cuscatlán tiene el 98 por ciento de su población alfabetizada.

Asimismo, como parte del componente inclusivo del Programa de Alfabetización, se beneficiaron más de 100 personas con discapacidad intelectual sensorial, quienes aprendieron a leer y escribir con el Lenguaje de Señas Salvadoreñas (LESSA).

Estamos cerrando este año con resultados favorables en todas las áreas en las que nos propusimos avanzar.

Impulsamos el Programa Nacional de Alfabetización con la campaña El Salvador Alfabetizado ¡Es posible! Este es un llamado a toda la sociedad a unirse a esta gran tarea.

Gracias a esta movilización y al compromiso con la educación que hemos mantenido los gobiernos del FMLN, desde 2010 se han declarado 124 municipios libres de analfabetismo, incluyendo la zona del Trifinio.

Estamos ahora declarando departamentos completos, y hemos logrado hasta la fecha que más de 330 mil personas aprendan a leer, escribir y realizar cálculos básicos.

Es un orgullo que San Salvador, nuestra capital, se haya convertido en la tercera de Centroamérica en declararse libre de analfabetismo, después de Managua, Nicaragua, y San José, en Costa Rica.

Nunca en la historia de este país se había invertido tanto en la gente como ahora. La mitad del presupuesto de la nación está dirigida a programas sociales que mejoran la calidad de vida y el bienestar de nuestro pueblo.

Afrontamos con firmeza todos los desafíos del país. Fortalecimos la educación y la salud; logramos un crecimiento sostenible de la economía l y mejoramos el poder adquisitivo de las familias.

La educación pública en El Salvador ahora es gratuita desde la primera infancia hasta la universidad, los estudiantes reciben paquetes escolares hasta el bachillerato, y más de un millón de escolares tienen garantizada la alimentación y el Vaso de Leche en los centros de enseñanza.

Hemos invertido más de 88 millones de dólares en el mejoramiento de la infraestructura de los centros educativos; más de la mitad de las escuelas del país fueron remodeladas y equipadas con tecnología para favorecer el proceso de enseñanza- aprendizaje.

Para elevar la calidad de la educación creamos el Instituto de Formación Docente, que fortalecerá de manera permanente el proceso formativo de los maestros.

Compartimos con ustedes la alegría de que Cuscatlán se convierte en el segundo departamento libre de analfabetismo en El Salvador.

Ha sido una ardua tarea de logística y organización, pero nunca perdimos la esperanza de hacer valer el derecho a la educación del pueblo de Cuscatlán.

Los conocimientos que han adquirido los beneficiados con el Programa Nacional de Alfabetización son una valiosa oportunidad para su desarrollo en esta sociedad, que cada vez demanda de ciudadanos más preparados y participativos.

Ustedes son un ejemplo de superación para muchos salvadoreños, su perseverancia y dedicación vencieron todas las barreras que les impidieron en sus vidas aprender a leer y escribir.

Continuemos trabajando con energía y entusiasmo, consagrados a esta labor humanista y solidaria, que contribuye a cumplir la meta de tener un El Salvador más educado y con más altos niveles de desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *