Última Hora

Discurso del presidente Salvador Sánchez Cerén en declaratoria San Salvador libre de analfabetismo

8 septiembre, 2018
Discurso del presidente Salvador Sánchez Cerén en declaratoria San Salvador libre de analfabetismo
Mensaje del Presidente
0

Querido pueblo salvadoreño:En esta plaza histórica, que ha sido testigo de los principales acontecimientos de la nación, proclamamos hoy a San Salvador libre de analfabetismo en el Día Internacional de la Alfabetización.

Lo hacemos con la convicción de que estamos cumpliendo uno de los sueños de justicia social por los que entregó su vida nuestro obispo mártir Beato Monseñor Romero, quien dentro de pocos días será canonizado en el Vaticano por el papa Francisco.

El beato Romero está aquí con nosotros, en esa catedral, entrañable sitio de peregrinación, fe y esperanza para nuestro país y los pueblos del mundo.

En esta misma Plaza, el 16 de enero de 1992, nuestro pueblo celebró la firma de los Acuerdos de Paz, con la que abrimos una época de profundas transformaciones para la vida democrática, el progreso y la unidad de la sociedad salvadoreña.

Y hoy nuevamente esta plaza es escenario de otro acontecimiento histórico que expresa de lo que somos capaces los salvadoreños cuando nos unimos por el bien de la patria, y cuando su juventud participa activamente en las grandes transformaciones.

Han sido más de 50 mil los jóvenes salvadoreños los que se han sumado voluntariamente esta gran misión, y que ha hecho posible que hoy declaremos a San Salvador libre de analfabetismo, convirtiéndose en la tercera capital de Centroamérica en alcanzar esta noble meta.

Amigas y amigos:

Alfabetizar es un acto de solidaridad y amor con nuestro pueblo, es el mejor homenaje que podemos rendir a nuestra patria en sus 197 años de independencia; es por eso que hemos dedicado este mes cívico a potenciar al máximo la campaña de alfabetización.

En 2009, cuando iniciamos el Programa Nacional de Alfabetización, estábamos convencidos que esta tarea era impostergable y que podíamos lograrla porque siempre hemos creído en la fuerza del pueblo y de nuestra juventud, y contábamos con el respaldo y la experiencia de la hermana República de Cuba en la implementación del método Yo sí puedo, aprobado por la UNESCO y aplicado exitosamente a nivel internacional.

Gracias a este trabajo transformamos la vida de cientos de miles de compatriotas a quienes brindamos una valiosa oportunidad de crecimiento personal, y de contribuir al desarrollo del país.

Felicito a los miles de voluntarios por este gran gesto de solidaridad inspirado en aquel gran llamado que nos hiciera el maestro Alberto Masferrer hace un siglo: “Cuando abandonas o descuidas el enseñar al que no sabe, cometes un pecado tan grande como si negaras el pan al que tiene hambre”.

Con los logros de este programa de alfabetización estamos contribuyendo a mejorar la calidad de vida de las y los salvadoreños, y garantizamos su derecho a la educación y a la cultura como exige la Constitución.

Por ello nos llena de orgullo y satisfacción declarar a nuestra capital libre de analfabetismo.

Nos identificamos plenamente con el lema elegido por Naciones Unidas este 2018 para el Día Internacional de la Alfabetización, que llama al desarrollo de competencias para potenciar conocimientos, habilidades y capacidades en los alfabetizados.

Alfabetizar no solo se limita a enseñar a leer y a escribir, es una tarea que incentiva en las personas el estudio y la búsqueda de nuevos conocimientos.

El programa Nacional de Alfabetización ha transformado la vida de miles de salvadoreños y salvadoreñas.

Ustedes son testigos de la satisfacción que produce enseñar a leer y escribir. Al hacerlo no solo le abren un mundo de conocimiento a esa persona, sino que también ustedes crecen con esta hermosa experiencia de vida que han desarrollado en cada uno de sus círculos de alfabetización.

Además fortalece la unidad familiar, ya que en muchos hogares los hijos enseñan a sus madres, padres y abuelos a leer y a escribir.

Un pueblo alfabetizado es una base sólida para el desarrollo del país, mejora la calidad de vida de las familias, contribuye a disminuir la pobreza, y sobre todo, es un acto que dignifica al ser humano.

Por ello nuestro gobierno implementa políticas públicas que garantizan de manera efectiva el acceso universal y gratuito a una educación de calidad para todas y todos.

Desde que iniciamos nuestro gobierno en 2014, la educación es uno de los tres pilares fundamentales de nuestro Plan Quinquenal de Desarrollo que nos ha permitido alcanzar importantes e históricos logros, como es la declaración de hoy, que convierte a San Salvador en el municipio 94 libre de analfabetismo.

Estas son las conquistas que tenemos que defender con firmeza.

Amigas y amigos:

Con la implementación del Programa Nacional de Alfabetización desde el año 2009 abrimos un camino de luz y conocimiento, que ha permitido aprender a leer y escribir a más 300 mil salvadoreños y salvadoreñas, incluyendo a mil 500 personas con discapacidad sensorial que aprendieron con el Sistema Braile y el lenguaje de Señas Salvadoreño.

A través de este trabajo hemos reducido la desigualdad de género, son más de 200 mil mujeres las que han aprendido a leer y escribir, gracias al trabajo permanente y al sacrificio de voluntarios y los equipos de alfabetización en todo el país, para los que pido un fuerte aplauso.

El humanismo de este programa de alfabetización ha llegado también a los centros penales como parte de las acciones para su rehabilitación y reinserción a la sociedad una vez cumplan sus sanciones.

Ha sido un trabajo intenso a lo largo de nueve años, que nos permite hoy afirmar que ha valido la pena todo el esfuerzo desplegado en esta campaña.

Con San Salvador, ahora son 94 los municipios, más la zona protegida El Trifinio, declarados libres de analfabetismo.

Este esfuerzo de nación ha sido reconocido a nivel internacional.

La Fundación Mundial para la Alfabetización premió al gobierno de El Salvador por su destacado aporte a esta causa, durante la Tercera Cumbre Mundial de la Alfabetización celebrada en el Reino Unido, en marzo de este año.

También la Secretaría de la Integración Social Centroamericana, órgano del SICA, decidió promocionar el trabajo realizado por El Salvador en materia de alfabetización como una experiencia aplicable al resto de Centroamérica y en República Dominicana.

Amigas y amigos:

Expresamos nuestra gratitud por el esfuerzo de decenas de miles de alfabetizadores voluntarios y de facilitadores, que han asumido esta noble y admirable tarea.

Gracias a ustedes, personas como Don Rafael Chinchilla, de Ciudad Arce, aprendió a leer y escribir a sus 105 años. Es el alfabetizado más longevo de esta victoriosa campaña.

Cada uno de ustedes guarda historias conmovedoras que marcan sus vidas y nos motivan a continuar trabajando por una mejor nación y seguir creando futuro.

Esta tarea ha tomado mayor intensidad y en lo que resta de septiembre nuestro país tendrá más de cien municipios libres de analfabetismo, y pronto celebraremos la proclamación de los primeros departamentos libres de analfabetismo.

Así es como conmemoramos este “Mes de la Alfabetización”, acercándonos cada vez más a nuestra meta de declarar al país libre de analfabetismo.

Querido pueblo salvadoreño:

Desde que inicié mi carrera como maestro tomé la decisión de luchar por mejorar las condiciones de la educación en nuestras comunidades y erradicar el analfabetismo en nuestro país. Es por ello que me llena se mucha satisfacción ver lo que como nación hemos logrado, construyendo una sociedad cada vez más educada, justa, inclusiva, solidaria y en paz.

Lo logrado por nuestro pueblo en esta batalla educativa demuestra la certeza del lema El Salvador alfabetizado es posible, y reafirma nuestra convicción de que con el esfuerzo de todos podemos enfrentar y vencer a la ignorancia y la exclusión.

Por esa razón reitero mi agradecimiento a todas las instituciones, en particular al Ministerio de Educación, gobiernos locales, organizaciones sociales, iglesias, a la cooperación internacional y al voluntariado, que han hecho posible los éxitos alcanzados y siguen impulsando esta solidaria tarea.

Nuestra gratitud también al pueblo y gobierno de Cuba, a la brigada educativa cubana por su contribución al Programa Nacional de Alfabetización.

Somos un pueblo que lucha sin descanso por su progreso y bienestar, y no podemos permitir retrocesos en los avances de los últimos años en materia de educación e inclusión social.

Continuemos avanzando, porque estamos demostrando que El Salvador alfabetizado ¡Es posible!

Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *