Última Hora

Amores de madres salvaron a Dante

9 agosto, 2017
Amores de madres salvaron a Dante
Corazón de Pueblo
0

“No hay otra opción, no hay nada más que ampare a niños con este tipo de problema; por lo tanto, no nos queda más que agarrarnos de la mano de Dios, suplicar su ayuda y la ayuda de todos los salvadoreños”, dijo un día Briggith Abarca, al conocer que la única salida para salvar a su pequeño hijo Dante era un trasplante de hígado.

Con apenas un año y siete meses y luego de un largo proceso de estudios, Dante fue diagnosticado con el síndrome de Alagille, una rara enfermedad que afecta al hígado con una mortal obstrucción de los conductos biliares y sanguíneos. Fue entonces cuando comenzó el calvario de sus jóvenes padres.

Para Briggith fue muy duro escuchar que en El Salvador y Centroamérica no se practica la cirugía que necesitaba su hijo.

Conociendo que los médicos le calculaban a lo sumo un año más de vida a su bebé, decidió tocar todas las puertas posibles y sensibilizar la mayor cantidad de corazones en busca de ayuda.

Dante (23)

“Por la apremiante situación iniciamos una campaña en Facebook y otros medios de prensa, bajo el lema Salvemos a Dante, porque era muy duro escuchar a los médicos tenés 300 mil dólares, no, entonces tu hijo va a morir, y acudimos a Dios, a depositar nuestra fe en él, porque el enemigo de la fe es la realidad, y la mía era bien difícil”, explica Briggith en entrevista con el periódico Salvador Cumple.

A sus cortos 21 años la desesperada madre vive momentos terribles, que comenzaron a disiparse cuando muchas personas le hicieron llegar palabras de aliento y ayuda financiera, “pero la gravedad arreció y el tiempo se agotaba, era corremos o corremos, había que llegar rápido a la meta y en ese momento surgió lo inexplicable”.

“El padre de mi hijo es llamado a trabajar a una empresa, todo el sistema se unió y le comunican de momento que el Seguro asumiría todo el costo y los gastos para el trasplante, que se realizó en Estados Unidos, y me repetí algo que había escuchado, la vida es un milagro o nada es un milagro y los ángeles no siempre son como imaginamos, sino que a veces tienen forma de personas”.

“No entendía la magnitud del milagro y de la obra de Dios a través de Doña Margarita, quien se enteró del caso por la misma campaña y por una visita que hicimos a Casa Presidencial. Era un sueño dentro de una pesadilla, llegué, fui y regresé y aún no lo creía porque fueron muchos días sin fuerzas pidiendo misericordia, y ahora saber que ya estaba cumpliendo mi anhelo”.

En noviembre del pasado año se conoció que la operación se realizó con éxito, que Dante saldría pronto de cuidados intensivos, y que también se recuperaba su mamá, quien donó parte del hígado a su pequeño hijo.

“Es impactante la manera en que Dios escucha y obra, por eso para mí Doña Margarita tiene el cielo ganado, porque a través de ella la misericordia de Dios me alcanzó, al igual que tantas personas que se sensibilizaron y apostaron por la vida de mi hijo, tuvieron esa enorme bondad y dijeron echémosle ganas, si se puede luchar por una oportunidad”.

“Ahora esas palabras que siempre soñé: no corras, no toques, bájate, no me canso de repetirlas desde enero de este año cuando comenzó a caminar, ya Dantes es un niño normal, estable, con una nueva vida y sin limitaciones, solo cumpliendo con sus medicamentos y un seguimiento médico anual”.

Su futuro: su madre se propone inculcarle lo grandioso de la Medicina, del papel bondadoso que cumplen los médicos, enseñarle de dónde viene, lo ve con una bata de médico, porque para ella “los milagros si existen y él es uno de ellos”.

Redacción
Periódico Salvador Cumple

Dante (7)

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *