Última Hora

Amor ilimitado por la niñez y la adolescencia

1 febrero, 2018
Amor ilimitado por la niñez y la adolescencia
Corazón de Pueblo
0

La sonrisa de una niña, niño o adolescente abandonados, en situación de riesgo o vulnerados en sus derechos es la mayor recompensa para quien asume la gran responsabilidad de cuidarlos, protegerlos y formar en ellos valores que borren la tristeza de su rostro.

El Hogar del Niño San Vicente de Paul tiene ese mérito porque allí crece la esperanza y la voluntad de lograr un país más justo y solidario.

Precisamente la alegría contagió a todos los que compartieron una inolvidable visita de la Primera Dama Margarita Villalta de Sánchez y la embajadora de China Taiwán, Florencia Miao-hung Hsie, para la entrega de una donación de juguetes, cariños y abrazos.

Allí se da amor, protección, educación y se enseñan valores a 103 menores desde recién nacidos hasta la edad de 18 años, atendidos por integrantes de la Asociación Hijas de la Caridad y un equipo de educadoras, cuidadoras, médicos, trabajadoras sociales, psicólogas, fisioterapistas, enfermeras y personal administrativo y mantenimiento.

Su directora, Sor Leticia Abarca Chinchilla, con 10 años de labor en el Hogar y tres al frente de su actividad, explicó que el centro tiene 140 años y fue creado para atender a infantes de ambos sexos abandonados o huérfanos por múltiples causas.

“Fue por iniciativa de las Hijas de la Caridad y la ayuda de personas altruistas que se abrieron las primeras instalaciones hasta las actuales con mayor capacidad y mejores condiciones, las cuales han acogido a 600 menores, cifra que varía según los ingresos y egresos”.

No importa su procedencia, edad, destreza intelectual o física, con el máximo respeto a sus derechos y pasión todos están bajos las miradas atentas y protectoras de sus “mamás temporales”, porque eso son cada una de las que allí trabajan.

“Tratamos de darles todos los componentes y derechos de salud, educación, cultura, recreación, esparcimiento, todas las posibilidades para desarrollarse, incluso a los pequeños con alguna discapacidad se le facilita educación especial y cualquier tipo de rehabilitación”.

“El objetivo es ofrecerles un ambiente feliz durante el tiempo que estén en el hogar, que se sientan bien y para eso son acogidos por cuidadoras y educadoras dedicadas con mucho amor, para que les queden marcadas cosas positivas a pesar de lo difícil de su situación y puedan en el futuro salir adelante”, aseguró Sor Leticia.

Gracias a la atinada conducción del Instituto Salvadoreño Para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (ISNA) y todos sus programas de atención a la niñez y la adolescencia, el Hogar del Niño San Vicente de Paul dispone también de servicios de salud y asegura controles y servicios en diferentes hospitales pediátricos de la capital, para el seguimiento de los pequeños con diferentes enfermedades crónicas.

También garantiza preparación a los adolescentes en un oficio y conocimientos para enfrentar su vida futura e incorporarse a la sociedad, se gestionan ayudas con otras instituciones, incluso para que ingresen a la universidad.

Sor Leticia considera que realizan una labor muy importante, “porque si no existieran estas instituciones los niños estuvieran totalmente abandonados, ahora son beneficiados”.

“Nos sentimos reconfortadas cuando nos visitan jóvenes que pasaron por aquí y hoy son profesionales, hombres y mujeres de bien, algunos viven y trabajan en el exterior. Nuestra formación y servicio nos enseña a ser humanas, ayudar con amor”.

Asimismo, agradeció el respaldo y ayuda que ofrece el gobierno central, a través del ISNA, al garantizar la alimentación, los salarios de los trabajadores y el mantenimiento de la infraestructura, lo que unido al apoyo de las Hijas de Caridad y personas de buena voluntad es posible que allí reine la alegría y un futuro seguro.

Todos ponen un toque de amor y dedicación cada día y a toda hora para que de cada rincón del Hogar del Niño San Vicente de Paul brote el buen vivir en un ambiente de amor y solidaridad.

El ISNA tiene en todo el país nueve instituciones dedicadas al resguardo beneficio de la niñez y la juventud en situación de abandono o vulnerados en sus derechos, acciones que fueron seriamente impulsadas por Doña Margarita, como presidenta de la junta directiva de esa institución entre 2014 y 2017.

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *